jueves, 1 de julio de 2010

Nada de sexo por favor (El Financiero (2002)

En mis tiempos la clase relativa al sexo iniciaba invariablemente con un espermatozoide fecundando a un óvulo. El profesor Talamantes -que a lo largo de su carrera docente dio innumerables prendas de su pendejez- respiraba profundamente y nos decía cosas incomprensibles acerca del viaje del esperma, de las barreras químicas del óvulo y de la formación del cigoto; algo que se parecía a los tres días a una mora o a la cara del un señor cacarizo y que pasados nueve meses se convertía en un infante. En ese instante todos nos quedábamos demudados ante la certeza de un conocimiento terrible, sin embargo la pregunta era obligada: ¿cómo había llegado ese espermatozoide a la zona referida? Misterio. Dado que nadie se atrevió a preguntar, la respuesta a tan candente pregunta llegó en formas diversas: a) el niño Toño del Castillo se enteró cuando le cayó a sus padres en el acto; b) el niño Aréchiga en la visita familiar al rancho presenció a las fuerzas de la naturaleza manifestarse por medio de una cópula descomunal entre dos caballos y sacó sus propias conclusiones; c) la niña Marín se embarazó y d) un servidor se dio cuenta de que algo había cambiado el día que vio la telenovela Rubí y en ella los senos de Fanny Cano, que produjeron una respuesta hasta entonces desconocida.
El autodidactismo, señoras y señores.
Hoy los tiempos han cambiado y de los padres lo menos que se espera es que en el momento indicado traguen saliva y les expliquen a sus retoños que en este mundo traidor a la gente -salvo la excepción de algunos curas- le da por conocerse en el sentido bíblico y para que tan noble fin se cumpla han sido dotados de ciertas características. Hasta ahí todos de acuerdo, sin embargo, una reciente polémica ha llamado mi atención; existe gente dispuesta a darse de golpes para discutir si la iglesia debe dar orientación sexual y sobre el punto aportaré mi modestísima opinión.
En principio debo decir que me resulta muy difícil confiar de señores que usan túnicas y viven regañando al prójimo para que evite las tentaciones. El papel que la Iglesia ha tenido en el avance de las ideas y de las libertades es equivalente al de Pinochet en el terreno de los derechos humanos; ¿qué la tierra gira alrededor del sol? Madres ¿qué las especies evolucionan? Madres ¿qué las mujeres quieren evitar embarazos por medio de pastillas? Madres y recontramadres. Para tener un referente más moderno le contaré que hace unos días los estudiantes adolescentes de una escuela de Turín hicieron un referéndum para colocar una máquina expendedora de condones en su centro educativo y así evitar el sida. La respuesta del L´Osservatore Romano (órgano oficial del Vaticano) fue que esa idea era “un incentivo para ser esclavos del sexo”... Dios mío.
En este país hemos tenido ya bastantes muestras del desengrane neuronal que sufren algunos grupos ligados a la Iglesia. Recordemos por ejemplo a la muchacha de senos atónitos (García Márquez dixit) que fue obligada a vestirse por mandato de algún cabeza de chorlito (me gusta, cabeza de chorlito), o a los alcaldes babosos que prohíben minifaldas, o a las viejas chotas que se escandalizan cuando oyen la palabra condón (condón, condón, condón, para que sufran). En ese contexto, la propuesta del arzobispado de tratar temas de sexualidad la encuentro rarísima e incomprensible. Sin embargo, si uno no es llevado de la mala vida debería regocijarse de que los eclesiásticos se estén sacudiendo las telarañas medievales y se integren a una discusión que es impostergable. Porque un mundo en el que el sexo es para procrear, en el que no se puede voltear a ver al prójimo con cierta intensidad o en el que hay que sacudirse los malos pensamientos por el temor de que venga un tipo en calzones y patas de cabra a llevarnos al infierno, simplemente ya no existe... corrijo, existe sólo en la cabeza de un puñado de señores que, si pudieran, se reproducirían por esporulación. En fin, bienven(d)ida la propuesta y a ver que pasa.
Quiero hacer notar, finalmente, que en este artículo no critiqué a los tarados de Pro Vida para que luego no me anden reclamando. Abur.

8 comentarios:

aus dijo...

Lo más grave de todo es que escribiste este artículo hace 8 años y las cosas en lugar de mejorar empeoran.

Entre los argumentos de que no es la escuela quien debe educar, sino la familia que tiene derecho a "inculcar los valores que desea en sus hijos" y la bizantina discusión de la "edad ideal" para dar educación sexual (como si en un edad determinada nos pusieran el chip para determinar la sexualidad), seguimos siendo un país de doble moral.

Aquí los curas promueven la abstinencia, pero son incapaces de cumplir el celibato; instituciones obligan (ellos dicen: convencen) a niñas de tener partos, para después olvidarse de ambos infantes; en plena era de la información, queremos desinformar y el resultado no puede ser peor: jóvenes infectados por ETS y embarazos adolescentes (cada vez en edades más tempranas).

Perdona mi rollote, pero este tema puede indignarme más que cualquier otro (y mira que en este país hay tanto por qué indignarse). Un saludo.

Guadalupe Fabiola dijo...

Sexo la más sublime de las palabras y la más hipócritamente rechazada jajaja

En pleno siglo XXI existe un total desconocimiento de la edad en que se debe empezar hablar del tema a los niños y cómo explicárselos…
Yo tuve dos amiguitas de diferentes pequeñas poblaciones aledañas que vinieron a estudiar a la ciudad la preparatoria (léase bien la prepa), mucho platicaban con mi mamá (y no es que mi mamá fuera una psicóloga pero era la más confiable fuente de información que ellas tenían), una de ellas una vez se ánimo preguntarle a mi mamá que no sabía porque sangraba de vez en cuando? Mi mamá se sorprendió y la empezó a cuestionar, resulta que esta chava no tenía idea de lo que era la menstruación, te imaginas? recuerdo como lloró cuando mi mamá le explico todo el procedimiento y resulta que su hermana mayor un día le dijo a su mamá que le había salido sangre de “ahí” tampoco se le podía dar nombre y mucho menos tocarse; bueno pues su mamá (quien yo creo que no tuvo chance de tener experiencia de la menstruación antes de casarse) pues se imaginó otra cosa y golpeó a su hija hasta cansarse y la obligó a decirle quien le había hecho “algo” que quien era su novio, resulta que la chava tenía un enamorado que no llegaba más que a enviarle cartas de amor y tuvo que dar ese nombre porque si no creyó que su madre la mataría a golpes! Pobre chavo jajaja, qué horror pues la hermana pequeña se le quedó eso y al momento de salirle sangre de “ahí” pues no dijo nada ya que sabía que ella ni quien le mandará cartas tenía jaja. Me imagino un esperma volador en un recadito ups! Sería peligroson. jajaja

El otro caso de la otra chica fue, que también ya en preparatoria resulta que aceptó a tener su primer novio igual de su pueblo, y pues que un día llegó llorando con mi mamá porque tenía mucho miedo ya que había “pecado” la noche anterior, mi mamá preocupada le empezó a preguntar qué tanto había hecho … jajaja pues su pecado fue que se atrevió a aceptar un beso y el novio le agarró las manos, jajaja y que le asustaba haber quedado embarazada, ya que sus papas la matarían…

Bueno yo me estoy burlando de ellas y aunque yo de ciudad y con más información pues todavía a los 15 años me daba miedo ir a un baño que hubiese entrado un hombre ya que me preguntaba si no me brincaría un esperma… jajaja sí me los imaginaba como sapitos peques peques…

Ahhhhh y ahora sé que es lo máximo de lo máximo que puede darse entre una pareja (y cada quien sus gustos o sea homo, hete o bisexuales)… ;-P

Qué quien tiene que educar a los hijos? Pues los padres principalmente según los casos anteriores y las autoridades educativas reforzar.
Y ahí le dejo sino te robaré tu blog, pero casos de amigas señoras casadas (ya en estas fechas) woww también les haría falta una orientación al respecto. Se espantan de lo que yo les pueda “informar” y siendo que no me siento muy “capacitada” al respecto jajaajja (sí mejor ahí le dejo jaja)

Saludos Fedro.

Efren Schwarz dijo...

La estupidez supina de buena parte de la sociedad es manifiesta y como muestra este tema. Como se puede pretender que la democracia sea una panacea si los que votan pertenecen a esta sociedad retrógrada, algunos realmente por pendejos y otros como muchos de nuestros hermanos indígenas y quienes viven en la pobreza extrema, por circunstancias ajenas a ellos. Y ya no le sigo porque me estoy encabronando otra vez.

Para Fabiola... ya ábrete tu propio blog...pensándolo bien, me has dado una idea para agarrar adeptos al mío.. de ahora en adelante en donde van los comentarios.. pondré un link a mi blog!!!! ERES UNA CHINGONA FABIOLA.. UN ABRAZO.., por cierto tambien para ti doctor!!!

Oscar Chavira dijo...

Y a pesar de la apertura y a pesar de la fácilidad de obtener información, los jóvenes de hoy en día son tan pendejazos como los de antes. O peor, porque los de antes temíamos las consecuencias.

Victor de la Rosa dijo...

Muy de acuerdo Efren.

¿Como pueden exigirle democracia a un pueblo que no conoce su mismo cuerpo!?

A mis hijos desde el 1er grado de primaria les dan orientacion sexual. Esa es la diferencia entre el 1er y 3er mundo, sus ciudadanos, no los votos.

Rino Bod dijo...

No lo vas a creer, profesor, pero recuerdo este artículo. Al profe Talamantez y su pendejez... a menos que sea un personaje recurrente, jaja.

La verdad es que a la hora de hacer declaraciones en el mundo mundano, el Vaticano es especialista en hacerse bolas. Su discurso es pura abogacía.

Debo irme a revisar si caducaron mis condones. Un abrazo

Guadalupe Fabiola dijo...

Sí es un gran problema Efrén esas anécdotas pasaron apenas alrededor de 20 años, y como dice Oscar efectivamente antes por lo menos se tenía temor por las consecuencias ya fuera una santa “madriza” de los padres o un embarazo, ahora que existen problemas mayores como enfermedades venéreas les vale…

Hace poco hablando mi madre con una señora amiga de ella, le platicaba que su hijo de aproximadamente unos 20 años se embarazaron con su novia, y qué la señora al reclamarle a su hijo que porque no pensó en las consecuencias su hijo le reclamó que ella nada más le decía cuídate y cuídate pero nunca le había dicho como… me resulta increíble creer que este cuate no haya obtenido más información por otro lado en estos tiempos… Pero lo que sí es seguro que de su casa no la recibió…

Desafortunadamente los chavos en estos tiempos sí tienen acceso a internet sino en casa en un ciber pero qué es lo que realmente buscan cuando navegan?... pornografía entre otras cuestiones de moda como los emos, etc.…

Y amigo Efrén mientras el dueño del blog no me regañe por extenderme como pavorreal con mis humildes letritas, haré caso omiso a tu invitación jajajaja y sí es un poco por celos que en tu blog no pasé seguido te diré que es culpa tuya ya que tus temas los dejas a medias y pasan y pasan días y no los completas… jajaja además el Doctor Guillén hace una invitación general dos veces por día recordándonos que tiene algo aquí y tú no.. jajaja Abrazo igual amigo Efrén por eso me caes bien.

Y bueno, ya me volví extender ups ahora sí el dueño me correrá.. Hasta la próxima.

Fedro Carlos Guillén dijo...

Impedir la educación sexual es tan moderno como una imprenta de tipos, pero mucha pendejez persiste aún. Gracias por pasarle al blogsucho