martes, 27 de julio de 2010

De Babel (El Financiero 1996)

Regreso a México después de un viaje de dos semanas por tierras costarricenses y me encuentro con varias novedades; la más significativa para mí tiene que ver con el generalizado consenso acerca de la calidad del artículo de la semana pasada: "Es una mierda", fue el comentario más liviano. Releo lo que escribí y --efectivamente-- lo encuentro malísimo. ¿Será la edad?

Decía que estuve fuera y no es el caso de que explique a qué salí,asunto que no le interesa a nadie. Lo que realmente tiene valor(creo)es la crónica de mi encuentro con representantes de ocho países con los cuales estuve conviviendo durante esos días. Resulta que ninguna de las naciones representadas era de habla hispana,por lo que el idioma oficial fue el inglés. Esta determinación tuvo efectos perversos en los patrones de comunicación entre los hombres y las mujeres que llegamos a la reunión. Por ejemplo,la primera noche los organizadores armaron un reventón en el que se apareció todo mundo con sus mejores galas (cuando digo mejores galas es conveniente imaginarse a un nigeriano con un sombrerote o a una paquistaní vestida como la novicia voladora). Quiso mi negra suerte que quedara frente a frente con un chino, yo con mi wisqui y él quién sabe con qqué. En ese momento sentí el muy mexicano impulso de establecer una conversación cortés y empecé a preguntar pendejadas: "¿Muy largo el vviaje? ¿Cuántos chinos hay en China?", etcétera. El jovenazo respondió: "Mjuell lili pangon puntingan" que yo interpreté como: "En China tu mamá es un ave de presa". Los siguientes diez minutos se convirtieron en una modesta réplica del infierno, hasta que llegó la hora de cenar y los dos nos fuimos pensando cosas raras de nuestros congéneres.

La siguiente escena indecorosa la vivimos gracias a nuestro afán de aventura; los organizadores decidieron que sería divertido llevarnos a un río que se llama Reventazón (nadie se atrevió a traducir el significado a los visitantes extranjeros), treparnos a unas lanchas inflables y meternos durante dos horas en los rápidos. Se hicieron los arreglos, nos llevaron al río y nos pusieron un inquietante chaleco salvavidas, unos cascos que nos hacían lucir como estoperoles de traje de charro y finalmente nos dieron un remo. Luego nos dividieron en grupos. En el mío venía una nigeriana que no entendía nada, un indonesio que iba muerto de risa, una brasileña que no hablaba inglés, un canadiense que más tarde me hendiría las costillas con su remo, el guía y su servidor. Al entrar al agua sucedió lo que tenía que suceder; el guía dio la primera instrucción y todos nos quedamos como las estatuas de marfil; así permanecimos hasta que nos cayeron encima tres metros cúbicos de agua que nos dejaron como damnificados del Monzón.

Fue una tarde memorable, una lancha se volteó, el guía de una embarcación se fue de nalgas al río, una china vomitó y una hindú dejó la oreja en las selvas costarricenses. A mí me fue bien, sólo recibí un remazo y sufrí quemaduras de tercer grado en la calva debido a los orificios del casco, que me dejaron la cabeza como helado de choco chip.

Luego vinieron las fiestas. Se suponía que el asunto tenía que ser típico y esto determinó que en la de los indonesios no se bebiera alcohol, que en la de los brasileños una ucraniana bailara lambada en completo estado de ebriedad, que los mexicanos contratáramos una marimba para cantar "De la sierra moreeena" y que un hombre que jamás había probado el tequila perdiera la memoria a corto plazo.

La última consecuencia de esta hermandad entre los pueblos se dio a la hora de trabajar y darnos cuenta que el avance iba a estar más difícil que la reforma electoral. Un señor de Zimbawe inició una siestecita que terminó cuatro horas después, el chino se molestó y se fue a parar contra la pared, el nigeriano dijo algo que nadie entendió y la canadiense se puso a cantar una canción de su tierra.

Todavía no sé si me fue bien o mal, pero por lo pronto ya estoy inscrito en los cursos de verano de Harmon Hall. A ver si pega.

4 comentarios:

tishamx dijo...

Fue divertido leer tu blog, no cuentas el motivo de la reunión pero al parecer se la pasaron muy bien, saludos!

Anónimo dijo...

"Helado de choco chiiiip!" jaaaaa... La barrera del idioma nunca fue explicada de modo más divertido.
K

Guadalupe Fabiola dijo...

jajaja como siempre es un placer leerte, ´me parece que ya te había comentado que te he convertido en mi terapeuta oficial jajaja

Tishamx no creo que el mismo Fedro haya sabido en realidad el motivo de tal reunión jaja

La verdad no paro de reir imaginándote en todo tu evento, pero mayormente en los rápidos jajaja ...

Fedro Carlos Guillén dijo...

Gracias por compartir sus dudas (que son las mías) y por la visita